Tag Archive for Coche

Novedades, que ya va tocando

Siento la desaparición y el tiempo sin dar noticias por aquí, pero ya sabéis como va esto, cuando uno va entrando en rutina tiene menos tiempo libre y el blog fue de las primeras cosas que abandoné.

Y vuelvo para contar novedades, quizás muchos ya estáis al tanto, pero sé que para nadie está claro porque incluso para mi haces unos meses no lo estaba. Vuelo este fin de semana de vuelta a casa, y pasaré por lo menos un mes por la Tierrina.

Depués de varios líos con el acuerdo de doble titulación que traíamos, muchas reuniones con el servicio de internacionales de University of South Florida y el departamento parece que la mejor solución es volver a casa por un tiempo y solicitar un nuevo visado. Estoy feliz porque me apetece mucho volver a ver a amigos, familia y toda esa gente IMPortante que se preocupó por mí este tiempo, además no será una visita rápida, así que seguro que podremos hacer planes y ponernos al día. Por otra parte me da mucha pereza tener que pasar el verano de nuevo sin vacaciones y trabajando en la tesis; y aún más llegar al NoVerano de Asturias después de estar disfrutando del tiempazo que hace por Florida. La mejor parte es que el objetivo de graduarse aquí en los States se complicó hace un par de meses y parece que gracias a este viaje va a ser posible, así que sin duda los buenos motivos pueden a los menos buenos.

Este semestre fue intenso. Las clases del máster salieron muy bien y logré avanzar bastante en la investigación y en el desarrollo de la tesis. Espero que este tiempo en España sea para redactar memoria, paper y preparar la presentación que tengo que hacer en la Universidad de Oviedo. Casi todos los fines de semana organizamos planes originales y no paramos de conocer sitios nuevos y que merecen la pena en los alrededores de Tampa. Insisto en que debéis aprovechar y venir por aquí, cada vez conozco más la zona y hay muchos planes que ofrecer. ¿Quién se anima?

De lo mejorcito del semestre fue mi escapada a Puerto Rico. Me encantó la Isla del Encanto como ellos la llaman. Increíble la variedad de paisajes, lo agradable que es la gente, el ambiente que tiene Old San Juan, la comida y espectacular Playa Flamengo en Isla Culebra. Creo que es lo más cerquita que he estado nunca del paraíso.

He tachado muchas cosas de mi lista de “things to do”: laser tag, sky diving, jet ski, climbing, Treasure Island, Caladesi Island, Madeira Beach, Anna Marie Island, Gainesville, sunset boat, boat party, BBQs, pool parties, clases de guitarra, festival de música, wrestling, Yeungling brewery, Shephard’s, partido de NBA, baseball, Google I/O….Sabéis que probar aventuras y cosas nuevas me encanta, así que féliz.
Por casa genial, lo que al inicio me daba miedo, se convirtió en una buena sorpresa. Me adapté pronto a vivir en esta casa de locos y estoy encantado con mis roomates. Hice varios planes con ellos, incluso con la familia y me tienen como uno más del clan. Lo mejor es que hasta los peques me llaman uncle Juan, y cuando tienen el día simpático son una bendición.

Cosillas malas siempre hay, como no. El coche me trae por la calle de la amargura y no hace más que darme problemas. Gasté en él mucho más de lo que tenía pensado y se comió él solito con sus visitas al taller gran parte del presupuesto reservado para ocio. Por momentos pensé en un auténtico gafe electrónico con: cámara de fotos, móvil, maquinilla de afeitar y coche estropeado. ¡Quien pudiese volver a la edad de piedra! jeje.
También esos momentos tontos de reflexionar sobre cómo actúa Juanjo y cómo el mundo hacen las cosas y confirmar que la gente es muy egoísta. La conclusión, y estoy seguro que es muy válida para todos los que tengáis estos brotes de “soy idiota”, es que debemos hacer las cosas bien con los demás simplemente porque nos hace feliz hacerlas así y es como nos gusta hacerlas y no porque esperemos que los otros actúen igual. ¡Siempre aprendiendo!
En resumen balance de estos meses muy positivo y afrontado con ilusión lo que se viene por delante. Y sobre todo que estoy en nada por casa y recuperando estos meses con todos aquellos que se han acordado un poquillo de mí.

Abrazos

Aquí ni los pobres vamos a pie

Es curioso como el día a día en Tampa gira en torno a los vehículos, quizás podría decir que todo Estados Unidos, pero entiendo que en grandes ciudades como New York, Chicago, Boston… se puede sobrevivir sin un coche gracias a los medios de transporte públicos. Pensareis que en España tampoco se puede vivir sin un coche, pero os aseguro que estamos muy equivocados y que allí es un artículo de lujo comparado con lo necesario que aquí es. Cualquiera que haya estado por aquí u otra ciudad americana similar seguro que lo puede también confirmar.

Tampa está hecha para conducir, no para caminar. Como sobra terreno se construye en horizontal en lugar de en vertical lo que hace que las distancias sean enormes. No veáis lo largas que se hacen unas cuantas millas andando con la compra bajo el sol del SunShine State. Las calles son prácticamente autopistas, (ver foto abajo) las zonas en las que hay aceras o carriles bicis las podría recordar fácilmente un niño de preescolar. Esperar un semáforo que atraviese una de las calles principales en la zona del campus puede llevarte fácilmente 5 minutos. Necesidades tan básicas como ir a hacer la compra se hacen muy complicadas si no conduces y recados tan habituales como ir al banco, acercarte a la farmacia o, como no, comprar comida para llevar, se pueden hacer sin salir del automóvil gracias a los drive-thru que hay en la mayoría de los establecimientos.

Ejemplo de calle en Tampa

El país está montado así y por supuesto hay muchos detalles que lo facilitan:
– La gasolina cuesta a día de hoy 3.59 $/ Galón. Con el cambio actual del dólar (sobre 1,34 $/€) y teniendo en cuenta que un galón son poco más de 3.75 de nuestros litros el precio de la gasolina está más o menos a la mitad de lo que estaba en Asturias cuando me vine a principios de año. Y si no recuerdo mal mantiene el mismo precio que tenía hace tres años. El máximo octanaje de la gasolina aquí es de 91 (también hay de 89 y 87 octanos. ¡Adivinad cual echo yo! jeje) que no llegaría ni al mínimo octanaje en España donde tenemos 95 y 98. Eso si lo miden igual, que no me extrañaría que no usasen el sistema métrico decimal, también conocido como “en cristiano”.
Sin ser un entendido en el tema se me ocurre que no sería éste un mal método para reducir el precio del combustible en España, ¿no? Hablo de gasolina porque aquí los coches diésel aún no los he visto.
Y por cierto, sí, el número ese de la gasolina es el octanaje y mide la capacidad antidetonante del carburante, no es el año de producción de la gasolina como alguna vez me tocó escuchar: “Ponme 20€ de gasolina del 95”. ¡Que esto no es vino! Jajaja
– Sacarse el carnet en Florida es un regalo. Se puede sacar con 16 años, incluso antes con el permiso de tus padres y bajo su supervisión. Si apruebas a la primera (os prometo que es difícil no hacerlo) cuesta 48$, el manual es un librillo de no más de 60 páginas, el teórico es un test de 35 preguntas en total de las que puedes fallar hasta 5 (creo que no me equivoco en esto) y el práctico da la risa. La parte de práctica del examen consiste en conducir un coche particular por una pista cerrada y sin tráfico (similar a las de educación vial) siguiendo las indicaciones del examinador. ¡Ah! y esto con un coche automático, por supuesto. Imaginaros el nivel de dificultad.
– Los coches son bastante más baratos que en España, se pueden comprar coches nuevos y chulos por 13.000$. Hay un mercado enorme de segunda mano por lo que encontrar alguna ganga puede resultar sencillo. Las reparaciones, al menos las básicas como el cambio de aceite, son también mucho más baratas, cuesta como 15$.

Hasta aquí parece todo muy sencillo para ser un orgulloso propietario legal de un coche en La Florida, pero cuando eres un Internacional con visado de no-Inmigrante, las cosas se complican un poquillo más. Os cuento mi batalla:
Resulta que viendo lo que te cambia la vida el tener un coche aquí, y después de la experiencia anterior, decidí que esta vez tenía que tener uno. Antes de venir, ya en España, tenía el coche tratado y prácticamente comprado a mi amiga Irene quien se volvía a casa después de 4 años en Tampa (Gracias Irenangello). Todo apuntaba fácil para ponerlo a mi nombre y poder usarlo ya desde el inicio de mi estancia. De hecho al segunda día ya tenía “mi” coche aparcado debajo de casa.
Al cuarto día de estar en Tampa me acerqué conduciendo al organismo de tasas que gestiona el registro de vehículos -algo así como Tráfico en España- con el objetivo de poner el coche a mi nombre. Tras una larga espera me informan que uno de los requisitos es el justificante del seguro del vehículo y mi coche lo tenía caducado desde finales de año. En ese momento me di cuenta que estaba conduciendo un coche sin seguro y poco después me enteré que para renovarlo iba a darme más problemas de los esperados. Sin registros de conducción ni de crédito en Estados Unidos, con un visado temporal y licencia Internacional de conducción, mi perfil no era aceptado por la mayoría de las compañías aseguradoras y las pocas que me aceptaban me pedían la módica cantidad de 2200$ por seis meses.¡ Ahí es nada! Tras investigar un poco me enteré además que esta zona en la que está situado el campus está catalogada como área con alto riesgo de accidentes y registrar el coche en esta zona es más caro.

Para intentar hacer que lo del coche no se fuese de precio decidí sacar mi carnet de conducir estatal. Esto es útil además de para reducir el precio porque te identifica como residente de Florida y me libra de ir cargando todo el día con mi pasaporte y los correspondientes papeles del visado. Como os decía el examen en sí es una mero trámite, pero siempre hay detalles que lo complican. La parte práctica hay que pasarla con un coche particular que tenga la documentación en regla y el seguro vigente y claro, mi nuevo Hyunday Elantra no cumplía los requisitos. Finalmente pedí a una amiga que me acompañase a cambio de una sabrosa comida mexicana (gracias Mirian). Después de aprobar los exámenes y cuando ya estaba pensando en comprobar cuanto de feo saldría en la fotografía… ¡Zas!, un nuevo susto. Me informan muy educadamente que hay un error en mi información del visado y que la página del gobierno responde que no soy elegible para obtener la licencia. Tras el correspondiente cabreo e investigación y descubrí que el servicio de relaciones internacionales de la uni no había aún actualizado el estado de los estudiantes entrantes. Visita a internacionales, tres días de espera y vuelta al centro de examinación a solicitar mi carnet. Esta vez conduciendo mi propio coche sin registrar, sin seguro y con las matriculas de Irene (aquí las placas son del conductor y no del coche) ¡Así de chulo es el Juanjete!

Con la licencia en mano, y la frustración de tener el coche aparcado debajo de casa sin poder usarlo, volví a la tarea de solicitar presupuestos de seguros. Las compañías más importantes seguían sin aceptarme, incluso me negaban renovar el seguro anterior del coche, y entre las que me admitían no logré encontrar pólizas básicas a precios razonables (nada por menos de 1500$/6 meses). Un poco desesperado con el asunto del coche, creo que me convertí durante un par de semanas en monotemático:
– Hola, me llamo Juanjo. ¿Tienes coche? ¿Cuánto pagas de seguro? Jejej.
La mayoría de la gente joven americana tiene el seguro del coche adherido a las pólizas familiares y añadir un nuevo vehículo al plan no supone apenas diferencia en el total. Para los internacionales y sin familia en los States, el tema resulta un poquillo más caro y complicado.

Como idea féliz se me ocurrió pedir permiso a una amiga que está estudiando a 2h al norte de Tampa en Gainesville (Gracias SuperVale), para pedir presupuesto en su domicilio. La sorpresa fue que a pesar de ser también una zona de estudiantes (allí se encuentra el Campus de Univertisty of Florida), los precios se reducían a la mitad. Sigue siendo un precio caro, mucho más que en España , pero al menos era una la solución y eso fue lo que hice. No tengo muy claro hasta qué punto puede suponer una estafa el registrar el seguro en una dirección distinta a tu domicilio. Sólo sé que mi registro fue admitido y que conozco a varios estudiantes americanos que tienen el coche asegurado con las familias en otras ciudades o estados y están viviendo en el área de USF. Lo que está claro es que soy Español, que me gustan lo chollos y que si puedo pagar menos por el mismo servicio…. lo contrato. “Le pela YE la pela”.
Finalmente logré registrar el coche a mi nombre hace algo más de una semana (previo pago de unas cuantiosas tasas), poner mis propias matrículas y circular con el coche legalmente.
Creo que a me ha tocado vivir la parte complicada de ser un conductor legal en Florida, pero después de todos los líos de papeles, dineros y preocupaciones, soy féliz abriendo mis fronteras más allá del campus, yendo a hacer la compra en coche y disfrutando de planes entretenidos los fines de semana.

Os dejo por aquí una foto del coche en el que se ve mi matricula: BRNA63.
Mr. BRowN viviendo en el apartamento 603A, fácil de recordar
Por fin el cohe

Segundas veces nunca fueron fáciles (2/2)

Continuamos con el enredo. Os debía la segunda parte de este episodio especial, así que…

El Campus:
Es increíble lo que han cambiado las instalaciones del campus de esta universidad desde hace dos años y medio que me fui. Ya de aquella me había parecido impresionante: muy amplio, moderno y súper cuidado pero aún ha mejorado más. Varios edificios nuevos enormes, reformas en el estadio de basket, nuevo campo de baseball, nuevas pistas de tenis, nuevos terrenos de juego para los estudiantes, biblioteca y gimnasio totalmente renovados… ¡una pasada! Mención especial requiere el gimnasio, el Recreation Center que llaman por aquí. No es que yo sea un entendido en gimnasios, más bien todo lo contrario, todo un inculto, pero no he visto uno igual en mi vida. Miles de salas, montones de aparatos todo nuevísimos, tantas pistas multideporte que me pierdo al contarlas, pistas de squash, pista para correr bajo techo en en el segundo piso con vista a una pista de basket, piscina, varios salones de baile, muchas salas con colchonetas. Alucinante sobre todo la sala donde están las máquinas de cardio. No exagero si hay 100 máquinas de correr, con pantallas tamaño tele de 22” y juegos, conexión a internet (puedes ver las clases mientras corres o conectarte al Facebook). Os soy sincero, yo no le doy uso, pero nos dieron un tour para enseñarnos las instalaciones y como bien dijo la voluntaria: “Ya no hay excusa para no hacer deporte chicos”

Departamento:
En el departamento de Computar Sciences and Engineering, del que formo parte para mi master, también ha habido bastantes novedades desde la última vez. Lo peor es que todos los compañeros que había de aquella ya no están por aquí, ni tampoco muchos de otros departamentos que tenían los laboratorios cercanos. La mayoría de ellos han acabado ya sus estudios y están trabajando. Es una pena porque con aquel grupo de trabajo estaba muy a gusto. De todas formas sigue habiendo alguna cara conocida por los pasillos.
Hasta el propio edifico de ingeniería ha cambiado, aulas nuevas, han reformado la sala principal…sinceramente parece un sitio nuevo.
Tenemos también un nuevo laboratorio. Es precioso, semicircular, situado sobre de una de las puertas principales del edificio y con una vistas muy bonitas… diría que es de los mejores del edificio, quizás hasta demasiado bonito para trabajar (véase imagen). Como único pero, es que por motivos desconocidos parece un congelador, el aire acondicionado está demasiado fuerte y no podemos regularlo. Hace frío hasta el punto que nos dejamos ropa allí para abrigarnos. Es extraño esto de salir de un edificio y sentir calor fuera. Allí, en un escritorio voy pasando las horas en el campus cuando no tengo clase. El proyecto va arrancando y en las asignaturas ya empezamos a tener exámenes y entregas casi todas las semanas. ¡Que el ritmo no pare!
Quizás el reto más desafiante es que mi mentor me ha pedido el favor de dar una de las clases en el curso que el imparte. Él se va unos días a una conferencia en marzo y parece que me ve preparado para una situación en la que yo no termino de imaginarme, dando clase a los estudiantes undergraduates, OMG! Al menos será sobre Android y adquisición de datos de los sensores. Aún tengo que preparar las transparencias, pero pienso hacerlo como una especie de demostración de cómo recoger los datos explicando a qué podemos acceder y cómo se entienden los valores. Una buena manera de preparar la parte inicial de mi proyecto, que en otra entrada prometo explicar un poco.

Laboratorio302 en ENB-USF

Portugués:
Soy muy fan de proponerme año tras año retos nuevos, como una manera de demostrarme a mi mismo que siempre se puede mejorar y superarse. La verdad que como más disfruto es imaginando que los cumplo, porque no siempre se hacen realidad y muchas veces me termino engañando a mí mismo. Al que no le pase eso por favor, que levante la mano, jeje.
El de este año era intentar ponerme a estudiar un nuevo idioma. Como el alemán me asusta demasiado, casi tanto como el chino, pensé en una lengua de estas que llaman romance y que resultase más sencilla. Así que entre el italiano y el portugués me decanté por la segunda. Porque gana en número de hablantes, porque se habla en los 5 continentes y porque Brasil está creciendo desmesuradamente (y lo que le viene). Así que, tomada la decisión, me apunté a una asignatura de portugués en la universidad. Somos unos 14 alumnos y es una clase para hispano hablantes. Está bien pensado que se haga un grupo a parte para gente con conocimiento de castellano, ya que el aprendizaje resulta mucho más sencillo y se avanza es mucho más rápido que si se compartiese con americanos. Al menos nosotros el ser y estar y las concordancias ya los traemos aprendidos. La profesora es brasileria, así que estamos con el portugués brasileño que dicen que suena muito mais lindo. La sensaciones son extrañas: una clase de portugués en inglés con gente que entiende castellano, pero muy gratificantes. Nos mandan bastante tarea y creo que por eso aprendemos a buen ritmo. Esta semana ya tuve mi primer examen Por ahora estoy muy contento con la decisión. Al menos este año no tendré que engañarme y puede que hasta cumpla el desafío.

Seguro de salud:
A día de hoy estoy doblemente cubierto y es que más vale que sobre que no que falte, jeje. La cuestión es que contraté un seguro europeo con la empresa AON antes de venir. El seguro cubría no sólo salud, si no también accidentes, viajes, robos… la verdad que era un seguro muy completo y a muy bien precio. A priori cubría mucho más de lo que la universidad pide, ya que ellos sólo exigen seguro médico. A mediados de enero, y tras pasar la revisión oportuna por parte de la uni, decidieron no aceptarlo porque en la parte de salud no incluía mental care. Estamos todos locos, ¿o qué? Jejeje. Tuve que contratar otro sobre la marcha y con bastante presión por parte del departamento que controla estas cosas. En este caso sólo es seguro de salud pero cubre todos los requisitos exigidos. Lo curioso es que este seguro me salió más caro que el original y que, a pesar de contratarlo el día 19 de enero, tuve que pagarlo desde el día 7 (día de inicio de clases). Como entenderéis, nunca se sabe si en el pasado te puede pasar algo o ponerte malo, así que mejor pagar por si acaso…. Totalmente ilógico.
A día de hoy aún estoy a la espera de que en el seguro original me acepten el fin de cobertura y me devuelven el dinero del tiempo que no lo vaya a utilizar.

El coche:
¡ay el coche!….esto casi que lo dejo para otro día porque merece un post para ello. Vaya montón de quebraderos de cabeza y vueltas que me está haciendo dar. Sólo espero que cuando escriba la entrada en la que él sea protagonista ya lo pueda estar usando legalmente y mejoren mis planes de ocio. Sin duda el Elantra será el protagonista de muchas historias.

Gracias por vuestros comentarios. Y a los que no se atreven, no os preocupéis, sé que me estáis leyendo porque tengo las visitas a la web muy controladas…

¡Pronto más novedades!