Tag Archive for Campus

Segundas veces nunca fueron fáciles (2/2)

Continuamos con el enredo. Os debía la segunda parte de este episodio especial, así que…

El Campus:
Es increíble lo que han cambiado las instalaciones del campus de esta universidad desde hace dos años y medio que me fui. Ya de aquella me había parecido impresionante: muy amplio, moderno y súper cuidado pero aún ha mejorado más. Varios edificios nuevos enormes, reformas en el estadio de basket, nuevo campo de baseball, nuevas pistas de tenis, nuevos terrenos de juego para los estudiantes, biblioteca y gimnasio totalmente renovados… ¡una pasada! Mención especial requiere el gimnasio, el Recreation Center que llaman por aquí. No es que yo sea un entendido en gimnasios, más bien todo lo contrario, todo un inculto, pero no he visto uno igual en mi vida. Miles de salas, montones de aparatos todo nuevísimos, tantas pistas multideporte que me pierdo al contarlas, pistas de squash, pista para correr bajo techo en en el segundo piso con vista a una pista de basket, piscina, varios salones de baile, muchas salas con colchonetas. Alucinante sobre todo la sala donde están las máquinas de cardio. No exagero si hay 100 máquinas de correr, con pantallas tamaño tele de 22” y juegos, conexión a internet (puedes ver las clases mientras corres o conectarte al Facebook). Os soy sincero, yo no le doy uso, pero nos dieron un tour para enseñarnos las instalaciones y como bien dijo la voluntaria: “Ya no hay excusa para no hacer deporte chicos”

Departamento:
En el departamento de Computar Sciences and Engineering, del que formo parte para mi master, también ha habido bastantes novedades desde la última vez. Lo peor es que todos los compañeros que había de aquella ya no están por aquí, ni tampoco muchos de otros departamentos que tenían los laboratorios cercanos. La mayoría de ellos han acabado ya sus estudios y están trabajando. Es una pena porque con aquel grupo de trabajo estaba muy a gusto. De todas formas sigue habiendo alguna cara conocida por los pasillos.
Hasta el propio edifico de ingeniería ha cambiado, aulas nuevas, han reformado la sala principal…sinceramente parece un sitio nuevo.
Tenemos también un nuevo laboratorio. Es precioso, semicircular, situado sobre de una de las puertas principales del edificio y con una vistas muy bonitas… diría que es de los mejores del edificio, quizás hasta demasiado bonito para trabajar (véase imagen). Como único pero, es que por motivos desconocidos parece un congelador, el aire acondicionado está demasiado fuerte y no podemos regularlo. Hace frío hasta el punto que nos dejamos ropa allí para abrigarnos. Es extraño esto de salir de un edificio y sentir calor fuera. Allí, en un escritorio voy pasando las horas en el campus cuando no tengo clase. El proyecto va arrancando y en las asignaturas ya empezamos a tener exámenes y entregas casi todas las semanas. ¡Que el ritmo no pare!
Quizás el reto más desafiante es que mi mentor me ha pedido el favor de dar una de las clases en el curso que el imparte. Él se va unos días a una conferencia en marzo y parece que me ve preparado para una situación en la que yo no termino de imaginarme, dando clase a los estudiantes undergraduates, OMG! Al menos será sobre Android y adquisición de datos de los sensores. Aún tengo que preparar las transparencias, pero pienso hacerlo como una especie de demostración de cómo recoger los datos explicando a qué podemos acceder y cómo se entienden los valores. Una buena manera de preparar la parte inicial de mi proyecto, que en otra entrada prometo explicar un poco.

Laboratorio302 en ENB-USF

Portugués:
Soy muy fan de proponerme año tras año retos nuevos, como una manera de demostrarme a mi mismo que siempre se puede mejorar y superarse. La verdad que como más disfruto es imaginando que los cumplo, porque no siempre se hacen realidad y muchas veces me termino engañando a mí mismo. Al que no le pase eso por favor, que levante la mano, jeje.
El de este año era intentar ponerme a estudiar un nuevo idioma. Como el alemán me asusta demasiado, casi tanto como el chino, pensé en una lengua de estas que llaman romance y que resultase más sencilla. Así que entre el italiano y el portugués me decanté por la segunda. Porque gana en número de hablantes, porque se habla en los 5 continentes y porque Brasil está creciendo desmesuradamente (y lo que le viene). Así que, tomada la decisión, me apunté a una asignatura de portugués en la universidad. Somos unos 14 alumnos y es una clase para hispano hablantes. Está bien pensado que se haga un grupo a parte para gente con conocimiento de castellano, ya que el aprendizaje resulta mucho más sencillo y se avanza es mucho más rápido que si se compartiese con americanos. Al menos nosotros el ser y estar y las concordancias ya los traemos aprendidos. La profesora es brasileria, así que estamos con el portugués brasileño que dicen que suena muito mais lindo. La sensaciones son extrañas: una clase de portugués en inglés con gente que entiende castellano, pero muy gratificantes. Nos mandan bastante tarea y creo que por eso aprendemos a buen ritmo. Esta semana ya tuve mi primer examen Por ahora estoy muy contento con la decisión. Al menos este año no tendré que engañarme y puede que hasta cumpla el desafío.

Seguro de salud:
A día de hoy estoy doblemente cubierto y es que más vale que sobre que no que falte, jeje. La cuestión es que contraté un seguro europeo con la empresa AON antes de venir. El seguro cubría no sólo salud, si no también accidentes, viajes, robos… la verdad que era un seguro muy completo y a muy bien precio. A priori cubría mucho más de lo que la universidad pide, ya que ellos sólo exigen seguro médico. A mediados de enero, y tras pasar la revisión oportuna por parte de la uni, decidieron no aceptarlo porque en la parte de salud no incluía mental care. Estamos todos locos, ¿o qué? Jejeje. Tuve que contratar otro sobre la marcha y con bastante presión por parte del departamento que controla estas cosas. En este caso sólo es seguro de salud pero cubre todos los requisitos exigidos. Lo curioso es que este seguro me salió más caro que el original y que, a pesar de contratarlo el día 19 de enero, tuve que pagarlo desde el día 7 (día de inicio de clases). Como entenderéis, nunca se sabe si en el pasado te puede pasar algo o ponerte malo, así que mejor pagar por si acaso…. Totalmente ilógico.
A día de hoy aún estoy a la espera de que en el seguro original me acepten el fin de cobertura y me devuelven el dinero del tiempo que no lo vaya a utilizar.

El coche:
¡ay el coche!….esto casi que lo dejo para otro día porque merece un post para ello. Vaya montón de quebraderos de cabeza y vueltas que me está haciendo dar. Sólo espero que cuando escriba la entrada en la que él sea protagonista ya lo pueda estar usando legalmente y mejoren mis planes de ocio. Sin duda el Elantra será el protagonista de muchas historias.

Gracias por vuestros comentarios. Y a los que no se atreven, no os preocupéis, sé que me estáis leyendo porque tengo las visitas a la web muy controladas…

¡Pronto más novedades!